Mejora en el Tratamiento de Hiperplasia Prostática Benigna con Láser de Holmio

El Hospital Carlos van Buren ha revolucionado el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna mediante cirugía endoscópica y láser de Holmio. Conoce los beneficios y cómo esta técnica está cambiando la vida de los pacientes.

Cirugía Endoscópica sin Incisiones para Próstata Grande

 

El Hospital Carlos van Buren ha implementado un nuevo tratamiento para la hiperplasia prostática benigna, patología que afecta a un gran número de hombres. Mejora que ha sido posible gracias a la disponibilidad de un equipo de láser de Holmio, el cual permite realizar cirugías sin incisiones y con menos riesgos de complicaciones.

 

El jefe de Urología del Hospital Carlos van Buren, Cristóbal Mülchi, explicó que la hiperplasia prostática benigna, incluida en el plan GES, tiene un impacto epidemiológico significativo y que la cirugía tradicional para próstatas grandes implicaba una intervención abierta, con una recuperación prolongada y riesgos de sangrado, entre otras complicaciones. Sin embargo, gracias al avance tecnológico, se ha logrado una transición hacia la cirugía endoscópica, que permite una recuperación más rápida y con menores riesgos para el paciente.

 

El especialista destacó que “la hiperplasia prostática benigna tiene un impacto epidemiológico muy alto, afecta a mucha población, en ese contexto, la cirugía tradicional que se realizaba para el tratamiento de próstatas grandes era con cirugía abierta que obligaba al paciente a estar cerca de una semana hospitalizado con una sonda, con todos los riesgos que eso implica, como sangrado relevante. Sin embargo, esto ha evolucionado a la posibilidad de tratar esta patología, por vía endovascular, lo trae muchas ventajas”.

 

Láser de Holmio

El urólogo del Hospital Carlos van Buren, Felipe Kramer Espinoza, se encuentra encabezando la implementación de la técnica, quien detalló que este nuevo enfoque ha sido especialmente beneficioso para los pacientes con próstatas de gran tamaño, ya que han experimentado una reducción significativa en el tiempo de hospitalización y en los riesgos de complicaciones. Además, esta técnica ha demostrado tener resultados funcionales a largo plazo idénticos a los de la cirugía abierta, lo que la convierte en una excelente opción para el tratamiento.

El facultativo subrayó que la implementación de esta nueva técnica quirúrgica ha sido posible gracias a la adquisición de un láser de Holmio de alta potencia, el cual permite realizar la cirugía endoscópica de manera efectiva y segura. La disposición de la tecnología fue posible mediante el establecimiento de un convenio por comodato para el uso del equipo con una empresa proveedora.

 

El facultativo sostuvo que “para poder hacer esta cirugía, necesitamos de un láser de Holmio de alta potencia, de 100 watts, que tenemos gracias a un convenio por comodato con una empresa, lo que significa que ellos nos disponen el láser y el equipo de morcelación necesario para el retiro del tejido intervenido”.

 

El proceso de implementación de esta técnica ha incluido un intenso programa de capacitación y entrenamiento para el personal médico. El Dr. Kramer Espinoza viajó a Bulgaria para recibir formación por parte de un urólogo español reconocido a nivel mundial por su experiencia en esta cirugía. Asimismo, se han realizado intercambios con otros centros médicos y especialistas en el país, como el Hospital Dipreca de Santiago, lo que ha contribuido a la adquisición de conocimientos y habilidades necesarias para llevar a cabo esta novedosa técnica quirúrgica.

 

Perfil epidemiológico

En cuanto al perfil de los pacientes que se beneficiarán de esta técnica, corresponde a pacientes hombres, mayores de 45 y 50 años, etapa en que generalmente comienzan los síntomas de la patología prostática benigna, que requieran tratamiento quirúrgico, independientemente del tamaño de la próstata.

El impacto de esta innovación en la lista de espera para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna se prevé que sea significativo. Con la reducción en los tiempos quirúrgicos y en el período de hospitalización de los pacientes, se espera poder atender a un mayor número de casos en un menor tiempo, lo que contribuirá a disminuir la lista de espera y a mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados por esta patología.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido