fbpx
Lorena Pavez

Lorena Pavez Vera: «En un clima de incertidumbre global, no sirven las medidas parche»

La importancia del rol de la familia para sobrevivir en estos tiempos difíciles.

LAS MADRES CHILENAS SE CARACTERIZAN POR SU AMOR INCONDICIONAL, PONIENDO SU MÁXIMO ESFUERZO PARA SORTEAR DIVERSAS DIFICULTADES

VILLA ALEMANA. Lorena Pavez Vera, desde su perspectiva como profesional del área de la psicología, nos ofrece un panorama interesante con respecto a las condiciones en que las familias chilenas se han debido adaptar a las medidas sanitarias durante la pandemia.

COMUNAL DE VILLA ALEMANA.- ¿A un año de decretada la epidemia, cree que las familias han recibido una información y/o apoyo adecuado, por parte de las autoridades, para ayudarlas a superar los graves problemas psicosociales aparejados?
Ps. Lorena PAVEZ VERA.- Si bien es cierto que el gobierno ha entregado información pertinente, esta no ha sido satisfactoria a la hora de evaluar la superación de los problemas psicosociales. Los bonos, por ejemplo, no pueden ser considerados un apoyo efectivo, ya que estos son limitados a un momento y no inciden sustancialmente en la solución a largo plazo. Además, el 80% del trabajo al que puede aspirar la mayoría de las personas está dado por las PYMES; las más castigadas por las medidas sanitarias llevadas a cabo por la autoridad. Vale decir, muchas medidas populistas seguirán afectando la falta de trabajo y/o a las oportunidades para acceder a éste. En un clima de incertidumbre global, no sirven las «medidas parche». Para organizar sus vidas, lo que más necesitan muchas personas es estabilidad laboral. Cabe destacar que los chilenos siempre hemos sido luchadores y solidarios, entonces ¿por qué esperar que «un otro» (el Estado) solucione todos mis problemas? ¿Qué tal si me ofrezco para arreglar jardines, enchufes, entre otros; y así puedo ganarme honradamente el dinero, hasta que encuentre trabajo estable? En fin, como chilenos sobrevivientes a tantos embates de la naturaleza, podemos salir delante de manera apropiada a esta pandemia.

¿Ante la actual contingencia, cuál es su apreciación respecto a la adaptación y/o respuesta de las familias de nuestra
comunidad?
Este aspecto es esencial y lo podríamos entender bajo el concepto de «influencias normativas». Concepto que ayuda a comprender la adaptación de las familias frente a las contingencias históricas; para ello, es muy importante descubrir a qué obedecen sus pensamientos, su forma de ver la vida, la razón que los mueve a comportarse de tal cuál manera, o por qué transmiten a sus descendientes ciertas normas o principios morales o éticos. Dicho esto, cabe mencionar que poco ayuda el incesante bombardeo mediático de nuestros estilos de vida, los que muchas veces proponen mensajes o códigos que no son propios de nuestra idiosincrasia; descolocando o sublimando a la gran mayoría de nuestras familias, poseedoras de una marcada identidad. Vale decir, que les gusta reunirse en torno a sus seres queridos. Por ejemplo: asistir a actividades religiosas tradicionales, disfrutar junto a un asado en esta época de verano o reunirse para preparar platos típicos, como humitas o pastel de choclo. Situaciones en que las familias actúan al unísono. Pensando y sintiéndose parte de una historia común.

¿Cómo pueden capacitarse o informarse adecuadamente los padres, para guiar y/o educar a sus hijos, sobre todo cuando los establecimientos educacionales se encuentras cerrados o que no cuentan con las condiciones para llevar a cabo su labor a distancia?
Definitivamente las autoridades están al debe en este aspecto. Un ejemplo ha sido lo ocurrido en el «Liceo Bicentenario Mary Graham», donde padres y apoderados atónitos se encontraron con la sorpresa de que alrededor de 300 alumnos estaban en situación de repitencia. Notificación que les llegó recién el día 24 de diciembre de 2020, lo que ha producido un importante conflicto emocional. Como menciona Cyrulnik: «No es dándoles más como se les puede ayudar, sino exigiéndoles más como se les puede fortalecer». La capacitación para padres, depende del desarrollo de programas que acompañen esta labor y la información puede ser obtenida por medios digitales. Sin embargo, espero que más adelante se pudiese contar con tutores de resiliencia, tanto para alumnos como para apoderados de nuestra comunidad.

En general, siempre han sido las madres las que forman el pilar fundamental para la familia y la sociedad. ¿Cuál es su diagnóstico, respecto a la adaptación que han tenido las madres chilenas?
La gran mayoría de las madres chilenas han visto a esta pandemia como una gran oportunidad de «volver a conectar» con sus hijos, agradeciendo esta cercanía y en algunos casos este «reencontrarse» con los suyos. Las emociones juegan un rol importante, y la más destacable es el amor. Siguiendo a Maturana, «el amor es la emoción que funda lo social…»; por lo tanto, es la emoción la que que prima, al enfrentar los conflictos en este nuevo adaptarse. Además, las madres llevan el amor como un manto de luz, lo cual ayuda a sobrellevar cualquier problema. La cultura mediática separa la emoción y la razón, como si ambas no habitaran el mismo espectro psíquico; al reprimir las emociones, generamos un sufrimiento no sólo en nosotros sino también en los demás. La madres chilenas se caracterizan por su amor incondicional, poniendo su máximo esfuerzo para sortear diversas dificultades. Eso es también gracias a nuestra idiosincrasia; es decir, por más que se quiera imponer lo “racional”, es finalmente el amor que lleva las directrices para hacer frente a cualquier tipo de circunstancias.

Durante los últimos meses, ha aumentado exponencialmente el tiempo en que la familia comparte sus tiempos bajo el mismo techo. ¿Cómo pueden las madres mantener, en paralelo, tiempo para cultivar una buena relación de pareja y, por otra parte, responder frente a los desafíos ya descritos?
El hecho de compartir por tiempo prolongado con la familia, es una bendición hoy en día; Es decir, ¿cuánto tiempo las personas se estuvieron quejando de que no tenían tiempo para compartir con los suyos, debido al trabajo u otras obligaciones ineludibles? El sistema como se organizan las familias debe ser flexible, de acuerdo a las demandas internas y externas de cada grupo, que propiciará el crecimiento emocional de cada uno de sus componentes y la pertenencia al clan. Esto es lo que se llama una «familia funcional», la cual se encarga del desarrollo y el crecimiento individual de cada miembro. Entonces, si volvemos a los tiempos de nuestras abuelas o madres, que pasaban todo el tiempo en casa, podemos comprender cómo lo hacían ellas para cumplir los diversos roles que debían asumir. En cuanto al tiempo de intimidad para las parejas, la respuesta para ello es «organizarse»; de esta manera no se topan los tiempos y hay espacio también para cultivar una buena relación. La creación de rutinas diarias permite ese orden, tan necesario para no sucumbir ante las diversas demandas, intereses y prioridades de los miembros que componen la familia.
Lorena Pavez Vera. Psicóloga Integrativa.
Contacto: lorpavez@hotmail.com

Por: Fernando Andrés Schifferli Salazar
f.schifferli@panalmedia.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *